Feeds:
Entradas
Comentarios

Entra en www.institutohalal.com y descubre Halal: Un concepto global

Las reses deben ser degolladas de un tajo en el cuello y mirando a La Meca.

Abdelmaek Khaldoun, en la carniceria que regenta en Zumarraga.

Abdelmaek Khaldoun, en la carnicería que regenta en Zumarraga.

La creencia musulmana dicta que los animales deben ser degollados de un tajo en el cuello y con la cabeza hacia La Meca mientras la carne se consagra a Alá. En Gipuzkoa cada vez existen más carnicerías en las que se comercializa carne de ternera, cordero y pollo al estilo ‘halal’, es decir, sacrificada de acuerdo a los preceptos religiosos del Islam.

Una de ellas se encuentra en Zumarraga, donde Abdelmaek Khaldoun, de 36 años, hace seis que se animó a abrir una carnicería de nombre Almazara. En su establecimiento se vende carne de cordero, pollo y ternera como la de aquí, pero con la diferencia de que se deja desangrar a los animales. «Me animé después de ver que una en Eibar tenía éxito. Los primeros años no fueron buenos pero ahora andamos bastante mejor. La carne de ternera es la más vendida», asegura.

Las fechas del Ramadán son las más especiales del año, tanto para él como para su clientela. «La demanda aumenta porque por la noche, cuando se oculta el sol, se rompe el ayuno y la gente lo celebra juntándose a comer en familia. Sería como las Navidades para los cristianos. En este mes trabajo de ocho de la mañana a ocho de la tarde, sin cerrar, porque la gente tiene turnos de trabajo muy diferentes y no se pueden quedar sin su carne para la noche porque hayamos cerrado».

Entre sus clientes no sólo se encuentran musulmanes. «Son mayoría, pero cada vez viene más gente del pueblo a los que les gusta nuestros productos. Nuestra carnicería está abierta a todo el mundo. En julio se dio la circunstancia de que se juntaron al mismo tiempo gente de los cuatro continentes, porque había una persona de Zumarraga, una pareja argelina, un paquistaní y un brasileño. Debe haber buena carne para que gente tan diversa pase por aquí», exclamaba Abdelmaek orgulloso. Además de cordero, pollo y ternera también se pueden encontrar mortadelas de pavo, ternera y pollo, otro de sus alimentos típicos. En el Ramadán tienen mucho éxito también los dátiles y frutos secos, ya que al igual que los higos o las pasas de uva, son un excelente aporte energético tras el ayuno diurno.

Mataderos ‘propios’

Las carnicerías halal cuentan con dos mataderos en el País Vasco que cumplen con este rito islámico, en Zestoa y Bilbao. Antes de matar al animal es obligatorio realizar una ofrenda en el nombre de Alá, mientras la res es colocada boca arriba y mirando a La Meca. Un tajo limpio y certero deja agonizando al animal mientras va perdiendo toda la sangre. «La ventaja de este tipo de matanza es que la carne es más blanca, se conserva mejor y tiene un sabor distinto, más rico», afirma Abdelmaek.

En Zestoa llevan dos años cumpliendo con el rito islámico después de comprobar cómo la demanda de carne halal iba en aumento. En este matadero se sacrifican según el rito coránico media docena de reses vacunas por semana, además de corderos, conejos y pollos. Actualmente hay unos 15.000 musulmanes que residen en Euskadi y en Gipuzkoa existen estas carnicerías también en Irun, Errenteria y Eibar, entre otras localidades. Cuando no había estos mataderos, Abdelmaek compraba los corderos en los caseríos y luego los mataba de acuerdo con su religión. «No podemos vivir sin comer carne».

Un año más comienza el mes de Ramadán, el mes de las bendiciones, la misericordia y el perdón. Un mes que, como nos recordó nuestro amado profeta Muhammad (que Allah bendiga y de paz), es para Allah el mejor de los meses; sus días, los mejores días; sus noches, las mejores noches; y sus horas, las mejores horas.

Media luna y estrella

Desde Junta Islámica e Instituto Halal deseamos a todos los musulmanes y musulmanas del mundo, que este mes sea especialmente dedicado al recuerdo y consciencia de Allah, el Misericordioso, Compasivo y Señor de todos los Mundos.

Unimos nuestra súplica para que Allah nos conceda a todos y a todas un cuerpo sano y una mente clara que nos permita ayunar cada día y recitar con consciencia Su Libro.

Le pedimos que el ayuno purifique nuestros corazones de todos los movimientos y pensamientos que no estén dirigidos a Él. Que nos ayude a controlar nuestras lenguas, a cerrar nuestros ojos a lo que no nos está permitido ver, a cerrar nuestros oídos a lo que no nos está permitido oír, a mostrad compasión hacia los pobres, oprimidos y necesitados.

Y que Allah libere nuestras almas con el arrepentimiento, perdone nuestras faltas por acción u omisión concediéndonos Su guía para caminar por el recto sendero de la virtud.

Laila y Juan en la Carniceria Halal

Laila y Juan en la Carniceria Halal

Ofrece carne sacrificada según el rito islámico así como productos magrebíes, de gran aceptación no sólo entre musulmanes sino también entre los cristianos.

 

 

Laila Idrissi es una joven marroquí establecida en Alhaurín de la Torre que ha abierto en calle Nogales la primera carnicería halal de la zona. Hasta ahora no solo musulmanes sino cristianos que aprecian este tipo de carne, tenían que ir a comprar a Torremolinos o a Málaga los productos cárnicos que siguiendo los preceptos musulmanes, proceden de animales que han sido degollados de un tajo en el cuello y con la cabeza hacia La Meca mientras se consagra la carne a Allah.

Los animales al ser sacrificados de esta forma se desangran y sus nervios no se quedan tensos como la  procedente de los animales que habitualmente comemos, y eso según asegura Juan, empleado en la carnicería, se nota en la calidad de la carne halal que es muy tierna.

Laila nos mostró las facturas de proveedores de Málaga y La Línea con los certificados Halal que acreditan que los animales han sido sacrificados de esta forma, e incluso nos asegura que ha querido conocer a los matarifes para asegurarse que son musulmanes y cumplen los requisitos para que ella pueda estar tranquila de no ofender a Allah.

Como es sabido la carne de cerdo está absolutamente prohibida para los musulmanes así que no se ofrece de este tipo y sí la de pollo, ternera y cordero, así como venden otros productos como aceitunas, té, especias, cuscus, dulces e incluso pastela que traen por encargo cada martes y sábado. Otro producto que nos llamó la atención fue una leche “laban”, una leche pasteurizada fabricada en Galicia siguiendo el proceder originario del Líbano, un alimento refrescante que se asemeja al yogur líquido.

La canicería Idrissi abrió hace un mes y según afirman cada vez tienen más clientes, no solo de la comunidad musulmana, de gran número aunque poco visible, sino también de alhaurinos no musulmanes que aprecian este tipo de carne. Ahora abren de lunes a sábado de 9 a 2 y de 6 a 9.30 de la noche, pero en septiembre coincidiendo con el Ramadán abrirán también los domingos.

Dónde:
Carnicería Idrissi (Halal)
C/ Nogales, 6 (Entre el parque municipal y papelería María del Valle)
Alhaurín de la Torre
Tlf.  664 544 295 

Fuente: Diario La Torre

Además, agentes de policía han recibido formación religiosa para atender mejor las demandas de cristianos, musulmanes y budistas que deseen practicar su credo durante los Juegos

Pekín. (EFE).- Los casi 10.000 atletas, técnicos, funcionarios y turistas musulmanes que se desplacen a Pekín como motivo de los Juegos Olímpicos podrán encontrar comida “halal” sin problemas, según informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Juegos Olimpicos de China

El responsable municipal de seguridad alimentaria, Wu Shixiong, destacó que la capital china dispondrá de 2.053 establecimientos, entre restaurantes y tiendas de comida, en los que se ofrecerán productos “halal”, que cumplen con los requisitos del Islam.

A tal efecto, el gobierno chino invirtió 4,7 millones de dólares (aproximadamente 3 millones euros) en la apertura de varios puestos de comida “halal” en el Aeropuerto Capital y la Estación de Ferrocarril Oeste de Pekín.

Precisamente la región china de Ningxia, con 2,1 millones de musulmanes de etnia Hui, del total de 20 m

illones de creyentes de esta religión que hay en China, aspira a convertirse en uno de los principales centros de producción y distribución de este tipo de alimentos.

Asimismo, el Ayuntamiento pequinés ha seleccionado 12 de las 70 mezquitas de la ciudad como principales centros de culto para los musulmanes que lleguen a Pekín desde el extranjero, equipándolos con signos árabes para su mejor localización.

Por otra parte, Xinhua informó hoy de que más de 5.000 agentes de policía de la ciudad Shenyang, que

acogerá algunos partidos de la competición olímpica de fútbol, han recibido formación religiosa para atender mejor las demandas de cristianos, musulmanes y budistas que deseen practicar su credo durante los Juegos. Los policías han conocido los aspectos básicos de las tres religiones, como sus orígenes, historia ritos y posibles tabúes.

“Un entrenamiento de este tipo les ayudará a entender mejor a los extranjeros, les dará confianza para comunicarse, y les permitirá tratar de una forma más efectiva posibles emergencias sin perder el respeto a las costumbres religiosas foráneas”, declaró Yang Tao, profesor de la Universidad de Policía Criminal de China a cargo de la formación de los agentes.

Fuente: La Vanguardia

Juegos Olimpicos de China

Negocios como el de Hassan Derrar, en Lugo, se ven obligados a abastecerse en Madrid o León

Las carnicerías islámicas que existen en Galicia están teniendo grandes dificultades para abastecerse de vacuno y ovino sacrificados mediante el rito musulmán Halal. «Tenemos siempre pollo y pavo porque Coren tiene un matadero con autorización del Instituto Halal de Córdoba, pero la ternera y el cordero tenemos que traerlos de ciudades como León o Madrid porque en Galicia no hay ningún matadero que haga este tipo de sacrificio», explicó ayer Hassan Derrar, el joven argelino que posee la única carnicería islámica que existe en la actualidad en Lugo capital.

carniceros halal de galicia

carniceros halal de galicia

Según recordó ayer, el rito Halal, que algunos colectivos califican de «brutal», se ajusta a una tradición religiosa secular que dispone cómo debe morir un animal para que su carne sea comestible: «En el momento de la muerte debe estar vivo, no aturdido. Además tiene que estar tumbado en dirección a La Meca y ser degollado con un cuchillo, mientras un matarife musulmán pronuncia la frase: ”En nombre de Dios”».

En opinión de Hassan Derrar, en Galicia debería haber industrias cárnicas que tuviesen, y empleasen -Novafrigsa, en Lugo, tiene uno-, «boxes de apuntillamiento» para sacrificar reses mediante el citado ritual. «Si traes la carne de fuera sale muy cara y además no viene cuando tú quieres, sino que envían los pedidos cuando pueden», relató el joven, que es licenciado en Ingeniería Mecánica.

Después de varios años trabajando para una empresa de Lugo como tornero, el pasado 3 de junio abrió la Carnicería Tiaret, en la que también trabaja Adil, un joven carnicero natural de Marruecos. «La tienda lleva el nombre de la región de Argelia en que nací, y fue mi novia, María, que es española, la que me animó a ponérselo», destacó.

Limpieza y profesionalidad

En el pequeño negocio, situado en las proximidades de la Fonte dos Ranchos, llaman la atención la limpieza, el orden y la organización, tanto en la cámara frigorífica como en mostradores y estanterías. Pero también en los horarios de apertura y cierre, la profesionalidad o el trato al cliente. «O se trabaja bien, o no se trabaja -declaró ayer Hassan-. Quería hacer una carnicería al estilo de aquí: moderna, limpia y agradable, así que compré todo nuevo y con la ayuda de mi novia, mi hermano, la familia y los amigos arreglé el local de arriba a abajo».

Gracias a esta pequeña carnicería, la comunidad musulmana que reside en Lugo capital ha vuelto a consumir carne halal, la única que el Corán permite comer a sus fieles, como subrayó el presidente de la Asociación de Marroquíes Integración, Mustafá Bertat. «La gente está muy contenta porque vuelve a haber alimentos halal. Hace unos meses faltaban y ahora no hay tanto problema», declaró.

«Creo que en Galicia deberían dejar sacrificar ganado por el rito Halal en los mataderos. La ley lo permite y no estoy pidiendo que me dejen matar en mi finca», señaló Hassan Derrar, quien considera que el mayor impedimento proviene de los colectivos ecologistas. Y finalizó: «Una carnicería sin carne no es carnicería».

Fuente: La Voz de Galicia
Autor: Lucia Rey

Hubo una época donde la media luna y la poderosa voz del almuecin, que llamaba a la oración desde el minarete, convivieron pacíficamente con la cruz latina. Catorce siglos después, ya en nuestra era, esa relación continúa en las figuras de los hijos de aquellos musulmanes y cristianos que una vez poblaron la península. Mucho hemos aprendido del antiguo legado andalusí que nos contempla, y ahora, en la actualidad, debido a la coexistencia con los inmigrantes, se intercambiando aspectos culturales que enriquecen la sociedad día tras día. Muchas costumbres musulmanas han entrado en la forma de vida de la sociedad cristiana de forma indirecta. Es el caso del halal en los alimentos cárnicos. Aunque parezca raro, en muchos pueblos de Almería cuando llega la época de la matanza, utilizan el rito del halal, para sacrificar al animal. El acto consiste en el degollamiento del animal y permitir que su sangre fluya libremente. Esta operación, que está estipulada en el Corán bajo las palabras del profeta, se lleva a cabo de esta manera para el menor sufrimiento del animal. En la capital encontramos en el casco antiguo de la ciudad varias carnicerías halal, con todo tipo de clientes ya sean musulmanes o cristianos que consumen carne sacrificada a la manera lícita o permitida (traducción de halal). Los productos llegados a este tipo de carnicerías vienen de diferentes puntos según el propietario del negocio que las demande. Algunos las compran al matadero FICA de Benahadux. Otras carnicerías, en cambio, por desconfianza y posible temor de que la carne no esté matada al halal traen el producto desde Murcia a un mayorista marroquí. Poco a poco parece que la población almeriense cristiana que consume halal va aumentando con el paso del tiempo. La razón será o bien por ser clientes habituales de este tipo de demanda, o bien por consumir los famosos bocadillos kebabs, que también forma parte del sacrificio por la manera permitida.

elalmeria.es
Víctor N. Hartill